¡Igualita, igualita!

Portada de la revista SEMANA.

Isabel Pantoja con su hijo, Kiko Rivera. /vertelevisivos.es

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Vuelvo. Como las oscuras golondrinas.

Vuelvo. Sin la frente marchita.

Entro sin llamar porque la puerta está abierta.

Y es que no he podido por menos de ponerme dedos a la tecla al ver la portada de SEMANA. Me ha dejado de un aire. De un vendaval, mejor dicho.

Irene Rosales presenta a su niñita, Ana. Y sí. Confirmado. Los genes “Pantoja” tienen una fuerza innegable. La nena es igualita a su papá cuando éste llegó a los corazones de todas las madres del mundo mientras balbuceaba las canciones de Isabel Pantoja.

El antaño “mipequeñodelalmaconsupieldecanela” ha crecido. Se ha reproducido. Y ha dejado bien puesta su semillita. Aquel niño tan rico, con la mirada tristona y seriedad en la sonrisa que nos despertaba tantísima ternura puede decir bien alto que su “pequeñadelalma” es igualita a él.

Y no sólo la niña. Cuentan que su primogénito, el que parió Jessica Bueno, también es clavado a su padre. Y aunque todo no sea uno: Mira que se hablaba de la guerra que esta chica iba a dar al bueno de Kiko Rivera. Que buscaba fama y todas esas cosas que dicen las lenguas malvadas de triple filo…  Pero mira tú por dónde que ni sí, ni no, ni todo lo contrario. La chica hace su vida con su Peleteiro del alma y se ha retirado de portadas y peleas públicas, cosa que le honra.

¡Ea! Pues que la niña de Kiko e Irene me provoca la misma ternura que en su día me provocara su padre. Ternura que fue evolucionando hacia otra cosa, eso sí. Porque el niño creció y, bueno, todo lo que usted sabe, piensa y quiera opinar.

 

La imitadora Ivanka Trump

Sigo leyendo la revista. Y me encuentro que “Ivanka Trump copia a Blanca Suárez” (sic) ¿Mande? A eso le llamo yo tirar para casa. Que por muy majísima y guapísima que sea Blanca Suárez no veo yo a la todopoderosa hija del actual presidente de los Estados Unidos observando con lupa los modelis que luce la actriz española en sus apariciones públicas. ¿Que ha coincidido? Pues oye, qué bien. Pero de ahí a “copiar”…

Pues yo no digo nada. No quiero dar pistas. Pero estrené el mes pasado un dos piezas que me vendió la Tere, del rastrillo de Majadahonda, que como ponga la foto en éste mi espacio, no descarto que Beyoncé me copie el estilazo. ¡Ahí lo dejo!

 

Y es que no lo digo por nada, pero resulta que veo a Eugenia Martínez de Irujo, que tiene más dinero que pesa, de alta cuna y nobleza para darnos a ti, a mí y a todos mis compañeros, tan mona vestida de flamenca por el Real de la Feria, en Sevilla. Y seguramente su mantoncillo verde que te quiero verde cuesta mi sueldo de dos años y medio. Pero juro y rejuro que tengo uno igualito, igualito. Y no quiero volver a nombrarla, que luego me pide derechos. Pero ¡Tere, hija, que bien me imitas lo güeno! Qué bueno me ha salido el mantoncillo. ¡Que aunque los flecos ya parezcan madroños, su buen uso le he dado! Y es que en plena Feria de Abril no puedo por menos que decir ¡Oleeeeeee! ¡Qué me gusta a mí un rebujito y un volante!

La felicidad de Elsa Pataky

Continuó viendo los santos y me encuentro a la siempre radiante Elsa Pataky. Y leo el siguiente titular: “Chris y yo cada día somos más felices”. ¡Nos jodió mayo! (pienso para mí misma) Con semejante varón a su lado como para no serlo. Y no es que el “mi Pepe” no me dé lo mío, pero claro… como que no es lo mismo.

 

Pues eso. Que me han dado ganas de marcarme unas sevillanas y me voy a poner la discografía completa de María del Monte. Lo daré todo con la de “Salta la rana, que ole, ole, salta la rana”. ¡Voy a por el floripondio que tengo en el jarrón y me lo planto en lo alto! ¡Hala!

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
34