Feliz cumpleaños, Sandra

Creo que hace mil años que escribí esto a quien considero «mi hermana» sin tener la misma sangre. Y hoy… quiero recuperarlo:

Una mirada furtiva se cruzó en nuestra senda. Cuando tú llevabas aparato en los dientes y venías de vueltas de todo y con vueltas de nada.

Un cumpleaños del que quedan las migajas. Unos celos. Un amor que compartimos, aunque sólo sea por amor al arte. ¿Quién iba a decirnos entonces que aquella jornada cumpleañera en la que yo era «novia de» y tú «amiga de» iba a ser sólo el principio?

Una tarde de copas que se convirtió en tarde de toros. Un viaje en coche donde se desgranaron sentimientos y lágrimas hasta entonces ocultos, callados, prácticamente muertos. Cuando yo me creía curada y no lo estaba. Y tú escuchaste. Aconsejaste. Estuviste.

Y desde entonces… Mi otro yo. Mi otra mitad. Mi niña del alma hecha mujer. Mi imagen. Mi semejanza. Mi sueño. Mi raza. Mi chica, mi novia para algunos ignorantes que no saben qué significa amar de corazón a una amiga.

Hemos corrido mucho juntas. Hemos toreado en demasiadas plazas. La collera perfecta, el cartel de lujo. El mano a mano soñado. Con dos nombres en letras mayúsculas: El tuyo y el mío. Y podría decirte tantas cosas… Pero ¿sabes qué es lo bueno? Que lo sabes todo. Sólo hemos de mirarnos para saber qué sentimos, pensamos, creemos, soñamos. Por todo ello, y porque te adoro… Gracias.

La vida nos juntó y la vida nos sigue uniendo. Aunque sea en la distancia. Porque hay quereres que no los separan ni los kilómetros, ni mucho menos el tiempo.

Hoy quiero felicitarte porque has toreado al natural otro año más. Junto a todos los que te quieren, los que te queremos, los que admiramos tu forma de ser, tu personalidad, tu risa, tu amor por los tuyos y tu pasión por ese hombre fantástico que te acompaña en el camino.

Hoy, y mil años después de ese trocito de texto que envuelve tanto sentimiento, vuelvo a dar gracias por haberte cruzado aquel día en mi vida. Doy gracias por tenerte. Y quererte tanto.

More from Arancha Martin
El adiós a La Monumental
Ya doblan las campanas. Y el olor a muerto inunda el aire....
Read More