Ferias de Salamanca 2023

14 días se pasan volando. No son nada. Y sin embargo… son tantas cosas! Tantos sentimientos!
Son reencuentros con mi sangre, los maravillosos seres que me dieron la vida y me la siguen dando a día de hoy. Con mi familia.

Son días de un placer inexplicable por pisar las calles de la ciudad que me vio nacer, crecer, enamorarme, disfrutar de mi profesión. De deleitarme en sus piedras doradas. En sus murmullos. En sus susurros.

Son reencuentros con las amigas que sanan, a las que tanto extraño en mi distancia kilométrica elegida. Por su complicidad. Su lealtad y sus risas. Sus confidencias, sus carcajadas. Sus “aquí estoy, ahora y siempre”.

Es el reencuentro con una plaza, La Glorieta, orgullosa de albergar tantos miedos, triunfos, ovaciones, horas de radio, de apuntes, de sueños, de arte, ambición y sacrificio.

Es el café con el amigo de la infancia. O con el amor de juventud. Con el amigo eterno. Los recuerdos compartidos. La pureza de las miradas.

Son los nervios y la nostalgia al compartir mesa con la amiga que perdí hace un millón de años o que quizá no nos perdimos nunca.. pero que nos debemos una conversación y mil perdones.

Es el escalofrío escuchando música. Un karaoke improvisado. La ilusión por una casa preciosa de pueblo. Son deseos recíprocos de felicidad. Piropos que saben a gloria. Alegría por abrazarnos. Lágrimas.

Y cansancio. Ése que aplasta mis ganas de más encuentros, más sonrisas… pero que el cuerpo no tiene fuerza. Y se rebela.

Y también ausencias. Porque ha sido inevitable echar de menos, hasta faltarme el aire, a los dos hombres que me llenan, me completan y que me esperan en casa.

14 días no son mucho. Pero, para mí, lo han sido todo. Gracias a los que, de alguna manera u otra… lo habéis hecho posible.

#feriasSalamanca2023

More from Arancha Martin
Kurere, palabras que curan
      Os invito a visitar Kurere, palabras que curan. Se...
Read More