De insensatos y meñiques

semana

Paralizada. Como si me hubieran metido un chute de anestésico local. Pero ¡insensatos! ¿Qué demencia se ha apoderado de estos chicos? ¿No se dan cuenta que están jugando con la vidita de un ser inocente? ¿Qué culpa tendrá el bebé de nacer en el seno de estos dos inconscientes?

Sí. José Fernando Ortega Mohedano va a ser padre. Así, como te lo cuento. Y con una tal Michu que parece ser más inconsciente aún. Esto es lo que normalmente se califica como locura.

Locura porque el hijo mayor de Ortega Cano acaba de reconocer que no está rehabilitado de su adicción a las drogas. Ha recaído, sí. Y lo ha confesado al Programa del Verano esta misma mañana.

Locura porque ser padre es algo más serio que unas cuantas portadas de revista.

Locura porque ninguno de los dos futuros padres tiene oficio ni beneficio.

Locura porque dudo que estos dos jovencitos estén preparados para cuidar ni a un tamagotchi, cuanto más para educar.

Y sí. Todo el mundo tiene derecho a una nueva oportunidad. A salir del hoyo. A redirigir la vida que se empeñó a torcer a base de cachondeo y de darle gusto al cuerpo. Pero ni tan pronto, ni jugando con la vida de otro ser humano.

Dedíquese usted, buen mozo, a ponerse bueno. A centrar su vida. A deshacerse de las malas compañías. A saber qué significa la palabra “trabajo”, a ganarse la vida (que el dinero no crece en los árboles del bonito jardín de papá)

Y ahora viene lo de la chica. La mujer que fue a televisión a la primera de cambio a poner a parir a la hermana de su chico. La joven sobre la que ronda la duda de buscar en esta relación un seguro vitalicio: un “tengo un hijo con un famoso y me dedico a vivir del cuento”. La “choni” que desea una fama que jamás conseguiría de no ser por arrimarse a un chaval diagnosticado como bipolar, enfermo, psicológicamente débil, falto de personalidad y marioneta bajo sus hilos.

Que la llegada al mundo de un bebé siempre es buena noticia… es algo muy relativo. En este caso… lo dudo. Y no dejo de sentir miedo por esta criaturita que, seguro, no le va a faltar de nada (económicamente hablando), pero no sé si tendrá lo más importante y necesario para un crío: la referencia, el ejemplo, la responsabilidad de sus padres.

Y con esto zanjo el tema, que me he puesto de una mala leche que para qué. No tienes más que ver las últimas declaraciones de la pareja. Uno que no tiene gestos en la cara. Inmovilismo total en el rostro. Y la otra que tiene de más. Tan pronto llora como ríe. Se lo toma a cachondeo. Aprieta los dientes. Tiene un nerviosismo extraño… No sé. Para mí que cojean los dos del mismo pie. Vaya… que se tienen que curar los dos.

Ante este panorama, mi más sentido cariño para Ortega Cano. Menuda papeleta.

 

Y ahora… ¿con qué valor me enfrento yo a la revista SEMANA? ¡Si se me han quitado las ganas de todo!

Bueno, pues me relajo y llego a las fotos en biquini de Carmen Lomana. Espectacular, la dama. Metiéndose al agua como si de una sesión de fotos se tratara, sin un mal gesto, con sus pendientes de aro, sus ojos pintados, su moño estupendo. Glamour en estado puro, oiga. Tenía que verme a mí. Que si el agua está un poquito fría parezco una “sincuello” de tanto que levanto los hombros queriendo alzarme para que el agua no alcance el ombligo. ¡Aaaaay!

Y llego al final de la revista y me encuentro con Makoke. “Hola, qué tal. Hasta luego” me gustaría decir, pero no. Soy una cotilla y cojo mi lupa “sacadefectos” para buscarle alguno a este cuerpazo de señora. ¡Y siiiiiiii! ¡Lo encontré! ¡Ay qué alegría más grande! ¿Recuerdas a la alcaldesa de Jerez? Mari Carmen, se llama. Mamen, para los amigos. La de los meñiques por fuera de las sandalias.

Alcaldesa de Jerez

Pues bien. A Makoke le pasa lo mismo. ¡Ay amiga! No se puede tener todo en esta vida. Qué menos que si tienes la cara bonita tengas unos pies feos para compensar. Para regocijo de todas nosotras, envidiosas del mundo. Pues eso. Que a partir de ahora ya no miraré a la mujer de Kiko Matamoros con tanta inquina. Sí, sí. ¡Eres mona!, ¡pero se te salió el meñique del pie en una foto! ¡Hala!

Sobre lo que cuenta en la entrevista… ¿A quién le importa? ¡Tiene el meñique fuera de la sandalia! ¡La vida es maravillosa!

¡Oye, quien no se conforma, es porque no quiere!

Esta noche no pienso quitarle ojo a sus pies en su aparición en el Deluxe.

¡Besiiiiiis!