De chichas y maromazos

No he podido por menos. Ha sido abrir la revista HOLA, ver a Sabrina Monteleone, la decoradora de yates más famosa del mundo, coger el teléfono y llamarla. Le he dicho que necesito de sus servicios. La barquita “Lamilola” que heredé de mi abuelo pescador y que tengo al fondo de mi plaza de garaje puesta en pie esperando una oportunidad, necesita un cambio de aspecto. Oye, ¡y que me ha colgado! ¡Será elitista! ¿Es que acaso “Lamilola” es menos que el yate del heredero de Arabia Saudí? ¡Cuánta maldad! ¡Qué disgusto! Pues ya no te invito a pescar salmonetes, maja, con nuestras latas de cerveza bien frías aguardando en la neverita portátil. ¡Hala! ¡Fastídiate!

 

Pe y Ja

Y con este cabreo sigo pasando páginas para encontrarme con Penélope y Javier que posan estupendos en la alfombra roja de la 74 edición del Festival de Cine de Venecia. Y yo no digo nada. Ni quiero ser mala malota. Pero Pe… ¡tienes chichas! Y me parece maravilloso ¿eh?, que conste. Porque eso te pone a la altura del resto de las mortales. Lo cierto es que se ve estupenda con su vestido blanco con pedrería y plumas (un diseño de Atelier Versace) pero que le hace pliegues en la espalda. Y si es así, se dice. Y no pasa nada. Ya está. Habrá quien me tilde de envidiosa. Pues sí. Y me dirán: ¡Y tú más! Ya, pero yo no vivo de mi físico. Todavía. Ni soy famosa. Todavía. Y entonces… ¿Qué pasa? ¡Nada! Y si pasa… se le saluda, como siempre digo.

 

Como saludaría a la novia y futura madre del cuarto hijo de Cristiano Ronaldo, Georgina Rodríguez. Resulta que está embarazadísima. Tanto que se espera que dé a luz en noviembre. Es decir… dentro de nada. Y su barriguita, su barriguita, es como la mía cuando tengo gases después de un buen potaje. ¡Madre mía! Qué tipazo de chica. Y qué joven. Y qué mona.

 

BelénRueda&maromazo

Y con estos últimos adjetivos podría estar hablando perfectamente de Belén Rueda. A sus 52 añitos está como una rosa. Y puede que la culpa de ese bienestar suyo sea el nuevo maromazo moreno que se ha echado y con el que se le ha visto surfeando por las playas portuguesas. Así también me subo yo a las olas, a las paredes como las lagartijas, o a los árboles a lo Chip y Chop. ¡Qué alegría para el cuerpo, reina!

 

Lo de María José Campanario y Belén Esteban me da como pereza. A ver cómo resumo toda esta historia: Campanario está enferma. Punto. Todo lo demás sobra. Déjenla en paz. Que se cure, que se ponga buena.

Que Belén Esteban salga hablando de conversaciones telefónicas… sobra. Y sobra mucho. Pero no te subas al carro, María José. Déjalo estar. Disfruta de tu familia. De tu vida. E intenta hacer oídos sordos a todo lo que te haga mal. Porque no te viene bien.

 

SEMANA, Soraya e Ivonne

Y tengo que hablar también de la revista SEMANA pero la de la ídem pasada (véase fotografía adjunta) En esta publicación, en la que también nos ponen los dientes largos con el hombretón de Belén Rueda, aparece la cantante Soraya en el bautizo de su riquísima bebita Manuela de Gracia. Pero, chica, gracia no fue precisamente la que me hace tu vestuario. ¡Virgen de la Caridad del Cobre! ¿Pero quién te ha aconsejado? ¡Despídelo! ¡Mándalo a Noruega a pescar Skrei! ¡Y que no vuelva! ¡Jamás!

Resulta que querías parecer una princesa. Y con todos mis respetos… ¡Horror! Terrible el vestido elegido para la iglesia, de tul y con transparencias. Con lo mona que eres, mujer.

 

Y ya lo de Ivonne Reyes no tiene nombre. Atención. Le preguntan: “¿cómo te cuidas?” Y contesta, con toda su pachorra, que hay que ponerse botox, aunque sólo de vez en cuando. Y luego infiltrarse oxígeno en la cara, la cámara hiperbárica y llevar vida sana. ¡Nos jodió mayo! Con esas cositas estaríamos bien todas, querida. Voy a preguntar a cualquiera de mis amigas cuántas veces se infiltran oxígeno a la semana, oye, que lo mismo me sorprenden. ¡A pescar salmonetes en la “Milola” te mandaba yo. ¡Verás que subidón de oxígeno te pegas!

 

Hale, hasta la semana que viene. Que le he prometido a la dueña del lugar que voy a cumplir a rajatabla con mis critiqueos semanales. ¡A ver si me sube el sueldo, la rácana! (con cariño, ¿eh?)

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry
23