¡Y llegaste tú!

Y Llegaste tú
Y llegaste tú

Cuando nació mi hijo… tuve que escribirle:

Estoy aprendiendo a conocerte. ¡Y ya he aprendido a amarte! A perderme en tus ojos infinitos que me miran generosos sin aún verme. A sonreír con tu sonrisa inmensa. A llorar con tu llanto temeroso. Y a emocionarme al presentarte ante mi Virgen, mi plaza, mi gente.

Estoy aprendiendo a valorar tus tiempos. A escuchar tus silencios y disfrutar tus sonidos. A intentar paliar tus miedos ante todo lo nuevo y desconocido. A cogerte de la mano y sentir la suavidad de tu tacto.

¡Y te siento entero! En cada movimiento. Cada caricia. Cada gesto. Cuando te aferras a mi piel. Cuando me aferro a tu vida. Sangre de mi sangre. Cachito de mi vientre.

Nos conocimos, cara a cara, el 23 de junio… y ya te he jurado amor eterno. Sin condiciones. Porque estoy orgullosa de tenerte. Enamorada de tu olor. Y celosa del tiempo que me resta el sueño.

Todo lo que tengo. Todo lo que he sido, soy y seré. No sé si es poco o mucho. Pero es tuyo. Todo. En cuerpo y alma.

Mi pequeño.  Mi vida. Gracias por hacerme sentir mujer afortunada. Mujer madre. O simplemente… Gracias por hacerme sentir mujer

More from Arancha Martin
Sensibilización con los futuros profesionales que tratarán pacientes de EM
La Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid fue el...
Read More